Nuevos sistemas de rastreabilidad y seguridad en la industria del tabaco

Nuevos sistemas de rastreabilidad y seguridad en la industria del tabaco | Blog AutoID

España es uno de los países de la Unión Europea con mayor índice de contrabando

Este tipo de infracción es por parte de los transgresores, un sistema paralelo de producción y comercialización de tabaco creado para competir con el sistema lícito que comprende una carga fiscal muy elevada, llegando a pagar el impuesto mínimo de 3.52 € por paquete vendido.

El contrabando de tabaco procedente de zonas fronterizas y la producción de tabaco en fábricas ilegales, han sido las opciones más frecuentes para eludir las obligaciones fiscales.

Las principales diferencias entre los mazos originales y los contrabandeados son: el sello fiscal, las fotografías de los avisos combinados de salud, el proceso de pegado y la calidad del brillo del color del paquete.

Combate al Comercio Ilícito de Tabaco

Con el objetivo de frenar la venta de tabaco falsificado entrará en vigor el próximo año una norma comunitaria dentro de la UE que establece la obligatoriedad de un código identificador para cada paquete, haciendo posible el rastreo del mismo.

Este sistema, resultante de la Tobacco Products Directive 2014/04/EU aprobada por la Comisión Europea, se aplicará en mayo de 2019, coincidentemente o no, en el mes del Día Mundial sin Tabaco.

Combate al Comercio Ilícito de Tabaco

Los códigos serán creados por una entidad externa y con sólo un “clic” en el teléfono móvil los comerciantes y consumidores conseguirán saber si ese paquete de tabaco es genuino y cuál es el camino que recorrió desde la fábrica hasta el punto de venta. Si el lector no reconoce el código es porque el paquete no es original.

Con el objetivo de mejorar la información a los consumidores sobre el contenido del tabaco, también se introducirán normas comunes de etiquetado, informes de ingredientes y nuevos sistemas de rastreabilidad y seguridad para estos productos.

Etiquetado y envasado de paquetes individuales de tabaco

La rastreabilidad sólo puede realizarse si el producto está debidamente identificado y este proceso comienza en el acto del etiquetado del paquete individual del tabaco. El artículo 8 de la Directiva 2014/40/EU establece algunas normas obligatorias para el etiquetado y el envasado del tabaco para proteger la salud pública:

  • El embalaje individual del tabaco debe contener las advertencias sanitarias en la lengua oficial del país de circulación y las mismas deben cubrir toda la superficie del embalaje individual o del embalaje exterior que se les reserva y no deben ser comentadas, parafraseadas o mencionadas de cualquier otra forma.
  • Las advertencias sanitarias deben imprimirse de manera clara, indelebles y perfectamente visibles, no estando total o parcialmente ocultas por sellos, marcas de precio, dispositivos de seguridad, envoltorios, cajas, u otros elementos
  • Las advertencias de salud se pueden fijar por medio de pegatinas, siempre que estas etiquetas sean irremovibles. Estas advertencias deben permanecer intactas al abrir el paquete de manera que garantice la integridad gráfica y la visibilidad de la información y no deben en absoluto ocultar o interrumpir los sellos fiscales, las marcas de precio y el código de rastreo.

Rastreabilidad del Nuevo Código Identificador Único

Rastreabilidad del Nuevo Código Identificador ÚnicoDentro de la Unión Europea, todos los envases individuales de tabaco deben venir marcados con un código identificador único para que la rastreabilidad del tabaco se haga correctamente. Además de la protección de la salud pública, el nuevo sistema de rastreabilidad tiene como objetivo reducir la circulación de productos de tabacos no conformes y procedentes de producción ilegal. En el caso de los productos del tabaco fabricados fuera de la Unión, las obligaciones establecidas en el presente artículo se aplicarán únicamente a las destinadas a la venta dentro del espacio de la UE.

El artículo 15 de la Directiva 2014/40 / UE indica que el código identificador único debe determinar:

  • Fecha y lugar de fabricación;
  • Empresa productora;
  • Máquina utilizada en la fabricación;
  • Turno de producción o el tiempo de fabricación;
  • Descripción del producto;
  • Mercado de venta al por menor;
  • Ruta de embarque deseada;
  • Importador para la Unión (si procede);
  • La ruta real de embarque, desde la fabricación hasta el primer punto de venta al por menor, incluidos todos los almacenes utilizados, así como la fecha de embarque y destino, y el punto de partida y el destinatario;
  • Identidad de todos los compradores, desde la fabricación hasta el primer punto de venta al por menor;
  • Factura, número de pedido y registro de todos los compradores, desde la fabricación hasta el primer punto de venta.

Los Estados miembros velarán por que la información mencionada en los tres últimos apartados anteriores sea accesible por vía electrónica mediante una digitalización al código único.

Para que ello sea posible, todos los agentes económicos implicados en el comercio de tabaco estarán obligados a registrar los movimientos de todos los envases individuales que negocian, así como todos los movimientos intermedios hasta la entrega de los paquetes unitarios en la venta. Esta obligación puede cumplirse mediante el marcado y el registro de los envases agregados, tales como cajas o paletes, siempre que el rastreo y la localización de todos los envases individuales sea posible.

Hasta mayo de 2019, todas las empresas participantes en la cadena de suministro de tabaco tendrán que introducir nuevas tecnologías y nuevos procedimientos (obligatorios) que les permitan acompañar e informar de los productos.

Desde el fabricante hasta el último operador, inmediatamente antes del primer punto de venta al por menor, todos deben poseer el equipo necesario para efectuar la lectura de códigos 2D, recoger electrónicamente los datos grabados y efectuar el almacenamiento de datos para proporcionar toda la información necesaria.